Seleccionar página

La tónica es una bebida azucarada carbonatada y aromatizada con quinina. Su ingrediente principal es el agua y, de hecho, es en sí principalmente agua carbonatada artificialmente, es decir, a la que se le ha añadido dióxido de carbono. En sus orígenes era una bebida medicinal que se inventó en la India, y que debían tomar los soldados ingleses para prevenir la malaria, en la búsqueda de una manera de suavizar el sabor de la quinina.

Su difusión fue tal,que viajó desde la India a Inglaterra y pasó a ser muy popular entre los aristócratas que, dado su sabor amargo, fueron quienes comenzaron a mezclarla con ginebra porque complementaba y suavizaba su potente gusto. Esto provocó que cada vez se hicieran más mezclas para crear nuevos cócteles, dando sus primeros pasos entre ellos, el Gin Tonic. Esta bebida pasó a ser uno de los cócteles más elaborados y buscados, y lo sigue siendo el día de hoy, debido a su elaboración e ingredientes básicos de alta popularidad: la ginebra y la tónica.

Recomendaciones del uso de la tónica en cócteles

Las burbujas que se perciben en la copa cuando se prueba un Gin Tonic son el resultado del gas de dióxido de carbono, que es uno de los componentes de la tónica. Dichas burbujas han caracterizado este cóctel durante años. Cualquier amante del Gin Tonic sabe que la bebida pierde su toque mágico sin estas burbujas y esto suele ocurrir al usar tónica caliente, por lo que está prohibido. La solubilidad del dióxido de carbono varía en función de la temperatura: cuanto más alta sea, menos soluble será, por lo que si se sirve la tónica caliente, el gas se disipará y no se percibirán las burbujas tan características del cóctel, así que lo mejor siempre es que la tónica esté lo más fría posible para que no pierda su efervescencia tempranamente y mejor se disuelva el gas.

Otra de las recomendaciones respecto al uso de la tónica es utilizar la piel del limón, pero no el zumo como aconsejan algunas recetas de cócteles. El zumo de limón mata las burbujas de la tónica y el Gin Tonic sin este elemento pierde buena parte de su gracia. Se necesita la esencia del limón, para ello se corta la piel sin la parte blanca y se estruja encima del vaso, seguidamente se verán salir pequeñas micro gotitas que es el espíritu de la fruta.

La tónica y la ginebra

Al igual que la ginebra, la tónica tiene infinidad de variedades y, pese a que su elaboración es relativamente sencilla, su sabor puede variar dependiendo de la marca o el lugar donde se prepare. Ante semejante variedad, hay que tener un conocimiento relativamente avanzado y un tanto de experiencia en coctelería para saber qué tónicas combinan con cada ginebra y, de esta manera, darle un toque aún más mágico a la mezcla. Sin embargo, se conoce que las mejores tónicas para elaborar un Gin Tonic son las que despuntan en sabores y aromas cítricos.

Algunas tónicas populares

Según palabras del bartender profesional y escritor de Gin Tonic para Dummies, Sergio Estévez:

El mundo de la tónica ha caminado paralelo al de la ginebra y “se han introducido muchas tónicas Premium que realmente tienen ingredientes diferentes y un cuidado especial, pero otras han aprovechado el filón y no aportan nada”.

A continuación una selección de las cinco aguas carbonatadas más populares:

1724

Esta tónica se elabora de forma artesanal con la quinina que se recoge en el Camino del Inca que une Argentina con México y agua de la Patagonia. Es bastante afrutada con sabor cítrico. Esta tónica le debe su nombre a la altura sobre el nivel del mar donde se recoge la quinina empleada en su elaboración.

Fever Tree

Tónica británica cuyo nombre tiene su origen en el “árbol de la fiebre” o enebro. Es una tónica premium debido a su elaboración artesanal e ingredientes naturales, entre los que cuentan quinina, azúcar de caña, agua mineral y cítricos, sin conservantes ni edulcorantes.

Abbondio vintage

Después de 120 años esta tónica “made in Italy” sigue guardando el mismo encanto y autenticidad que le otorgó Angelo Abbondio cuando la creó allá por 1889. A la fecha, los ingredientes de esta bebida carbonatada siguen siendo secretos. Es una tónica refrescante y de equilibrado sabor entre la quinina y el dulzor de la stevia.

Markham

Se la conoce como “la tónica del elefante” haciendo referencia a sus raíces indias. El nombre le fue dado en honor al Sir Clements R. Markham quien introdujo la quinina en la India para prevenir la malaria. Esta tónica es ideal para beber sola o con cualquier combinado. Sobresale el amargo de la quinina y deja un retrogusto cítrico.

Nordic mist blue

Esta tónica es una de las variedades de colores que se han introducido al mercado español en los últimos quince años. La caracteriza su color azul cristalino y se diferencia de la Nordic Mist normal por su sabor menos dulce y por lo tanto más seca en el paladar.

Schweppes

Es la más popular de las tónicas del mercado español. Recibe su nombre en honor a su inventor, el alemán Jacob Schweppe. Esta marca ofrece cuatro variedades: original indian tonic, pimienta rosa, ginger y cardamomo, y azahar y lavanda. Son tónicas de burbuja gruesa.

Un Gin Tonic bien preparado consigue que la mezcla ideal de ginebra y tónica quede perfectamente homogeneizada, con la menor pérdida de gas carbónico posible. La función de la tónica, como se ha dicho antes, es complementar y suavizar el sabor de la ginebra. La tónica debe estar fría para mantener al máximo la carga de sabor del combinado, y también evitar la pérdida de las burbujas de la mezcla y la consiguiente pérdida de calidad del resultado.

¿Nos tomamos un Gin Tonic y hablamos?