Seleccionar página

Está más que claro que hoy en día las bebidas como la ginebra y la tónica han evolucionado y perfeccionado. Esto ha traído como resultado que existan en el mercado muchas variedades de estas bebidas con diferentes aromas y sabores. El Gin Tonic, hecho a partir de la combinación de ambas, es una de las mezclas más deliciosas y espectaculares que existen. Es una pena que muy pocos sepan cómo prepararlo bien, debido a que el verdadero arte de su preparación requiere de cierto conocimiento sobre combinación de gustos y sabores y, por supuesto, de experiencia para su perfeccionamiento. El Gin Tonic es una de las bebidas más conocidas y populares que existen, y se caracteriza tanto por sus propiedades medicinales como por ser la mezcla perfecta de sabores amargos, dulces y anisados. También es una bebida ideal para tomar después de las comidas gracias a sus propiedades digestivas.

El Gin Tonic, como muchos cócteles, se trata de equilibrio entre sus componentes, sobre todo la ginebra y la tónica que son sus principales, y adquirir el conocimiento de este equilibrio mediante la práctica y elaboración constante puede, sin duda, significar la diferencia entre un cóctel de principiante y otro de alto nivel.

Lo que se debe considerar al preparar un Gin Tonic

Son muchos detalles los que se deben tener en cuenta a la hora de hacer un Gin Tonic, cosas que pudieran parecer triviales a primera vista, como la forma del vaso o su anchura, son de suma importancia. El vaso ancho y corto es el que mejor es recibido por la bebida, debido a que la ginebra necesita una boca ancha para que se oxigene y desprenda todo su arsenal de aromas. El tipo de hielo que se usa también influye debido a que se necesita un hielo consistente y que se derrita de manera lenta, ya que la idea es mantener la bebida fría en todo momento y que este elemento no se vuelva agua rápidamente. Los componentes del Gin Tonic, la ginebra y muy especialmente la tónica, deben estar fríos y acompañados, como bien se dijo, por hielo en el vaso, ya que la tónica al estar a una temperatura relativamente alta, pierde su capacidad de hacer burbujas y esto baja considerablemente la calidad del trago.

Entonces, siguiendo la misma idea, todos los detalles son importantes a la hora de preparar un Gin Tonic; el vaso, el hielo, la correcta elección del tipo de ginebra y tónica y su perfecta mezcla y homogeneización, cuidar que la misma tónica no pierda la efervescencia y por supuesto, recordar que no es el zumo del limón el que incorporaremos a la bebida, sino su “espíritu”, que se encuentra en la piel de la fruta, la cual se debe estrujar en el vaso.

Equilibrio entre la ginebra y la tónica en la preparación de un Gin Tonic

Como se ha dicho, el equilibrio es esencial cuando de preparación y perfeccionamiento en la técnica de Gin Tonic se trata. Un bartender con la experiencia de años, puede calcular más o menos la cantidad de ginebra que se necesita para lograr un buen equilibrio, pero lo ideal es utilizar un medidor para asegurarse de una calidad constante en el Gin Tonic. Se estima que la deseada armonía y equilibrio se logran con una quinta parte de ginebra y cuatro quintas partes de tónica, además que no se debe abusar de los componentes adicionales que se agreguen, ya que de ninguna forma se busca “noquear” el sabor, el olor y la presencia de la ginebra, que es el elemento más importante de la bebida y lo que le da su sabor distintivo.

Se puede decir que si se toma el tiempo de aprender la técnica para lograr un equilibrio en la mezcla, y se toma en cuenta cada detalle para la elaboración de un buen Gin Tonic, es una copa que se disfruta con cada sorbo y da una experiencia única y de primera al paladar.

GIN-SELECTION-TONIC-GINEBRA-TONICA-Gin Tonic

Potenciadores de aromas del Gin Tonic

Además de la ginebra y la tónica, a este cóctel se le añaden otros ingredientes que enriquecen su sabor, estos se conocen como potenciadores de aromas. De por sí cada ginebra en su destilación incluye componentes que le aportan un sabor particular de acuerdo con los que adicione cada fabricante. Estos son el enebro, raíz de angélica, cilantro, cassia, regaliz, naranja y limón.

Fruta

En la combinación de cada Gin Tonic se pueden añadir potenciadores, que son un punto importante dentro de la preparación pues aportan aroma, sabor, frescura. El clásico de las frutas es el limón, y de este se emplea su espíritu, que como se ha dicho antes, se encuentra en su piel por lo que puede añadirse un twist o rizo de la cáscara luego de haber frotado contra el vaso. Otros cítricos como la mandarina, naranja, lima y pomelo también se utilizan.

Otras frutas han irrumpido en la preparación del Gin Tonic, como la manzana verde y la uva por los sabores y aromas que aportan. En otros casos, y más debido a su aporte estético, se suelen añadir fresas, frambuesas, trozos de kiwi, perlas de granada y litchis.

Especias

Las especias más utilizadas en el Gin Tonic son las bayas de enebro, la pimienta negra, jengibre en trozos, cardamomo, nuez moscada rallada, regaliz, canela, anís estrellado o vainilla. Asimismo, herbáceos como romero, tomillo, perejil o albahaca. Los últimos potenciadores en añadirse son las flores: pétalos de rosa, de violeta y flores de azahar.

Todos estos ingredientes se incorporan de acuerdo con el criterio de cada barman dependiendo del acabado que se busque. Si se desea potenciar uno de los ingredientes de la ginebra o, por el contrario, crear un contraste. También depende de la sensación que se busca generar en quien bebe el Gin Tonic, si se quiere añadir solo sabor o aroma.

¿Preparamos un Gin Tonic y compartes el post?