Seleccionar página

En esta vida todo no es Gin Tonic y en Gin Selection tampoco, nuestra esencia es ginebra y tónica, pero hoy hacemos un hueco a un cóctel que contiene ginebra pero no tónica, hablamos del Gin Fizz.

Este cóctel es el más famoso de la familia de los fizzes. Su origen data del siglo XIX, y en su composición contiene agua carbonatada y el zumo de cítricos como limón o lima. El Gin Fizz suele contener en su forma más tradicional, ginebra, zumo de limón, soda y sirope o azúcar, aunque existen muchas variantes, que iremos descubriendo en este post.

Lo que más caracteriza al Gin Fizz, es que mezcla el alcohol de la ginebra y el sabor ácido del zumo de limón, componentes que pueden variar de un tipo de mezcla a otro. El Gin Fizz es uno de los cócteles más versátiles, pues ofrece múltiples combinaciones de aromas y sabores; es también refrescante, ideal para saciar la sed en el verano. Flexible, indulgente, digestivo, gusta a todos y es muy bueno para el día o la noche, lo dejamos a tu decisión.

¿De dónde viene eso de Fizz?

La creencia más popular dice que obtiene su nombre “fizz” por el sonido que hace al añadir la soda en la bebida. La familia de bebidas, cuyo nombre contiene la palabra fizz, se caracteriza por estar integrada por cócteles combinados y en cuya preparación no puede faltar el componente cítrico, ya sea limón, lima o jugo de cualquiera de estos, mezclados con la soda o agua carbonatada.

Un poco de historia del Gin Fizz nunca viene mal

De aspecto provocativo, sabor inigualable, que llama a beberlo y no parar, el Gin Fizz, se dice que fue creado en Nueva Orleans (lo que no hagan estos estadounidenses no lo hace nadie), a finales del siglo XIX, en la década de 1880 para ser más exactos. Este cóctel fue mencionado por primera vez en la “Bartender’s Guide” de Jerry Thomas en 1887, donde aparecían seis recetas de fizz.

Popular en USA

Esta bebida fue muy popular en los Estados Unidos entre las décadas de 1900 y 1940, época en la cual según se dice alcanzó su máxima popularidad. Este cóctel, de la familia de bebidas largas preparadas en cocteleras, desde su aparición ha tenido muchas variantes: la receta original es a base de ginebra, zumo de limón, azúcar, soda y la clara de un huevo. Pero existen variantes como el Gin Fizz asturiano, al que se le añade una manzana verde pulverizada y sidra, sin duda un toque muy español.

El Gin Fizz ha sido y sigue siendo un cóctel con una mezcla espectacular, y muy habitualmente es comparado con el tradicional trago Tom Collins, debido a su similitud en cuanto a los ingredientes, aunque guardan algunas diferencias fundamentales de las cuales iba hablar más adelante, pero para no hacerles esperar se las presentamos a continuación:

Gin Fizz vs Tom Collins

El mundo de las bebidas con ginebra es sumamente versátil, se podría hacer una larga tesis de lo que con esta se podría preparar, pero hay cócteles en especial que destacan por encima del resto. Nos referimos al Tom Collins, un cóctel que suele confundirse con el Gin Fizz, pues contiene los mismos ingredientes -ginebra, zumo de limón, simple sirope y soda- en proporciones muy similares.

Diferencias de ambos

Hay evoluciones de ambas recetas (Gin Fizz y Tom Collins) que han dado como resultado combinados muy sorprendentes, aunque sin perder mucho de la característica principal que los define; son muy refrescantes y gratos al gusto. Como ya hemos dicho anteriormente, en su forma tradicional, el Gin Fizz contiene ginebra, zumo de limón, azúcar, soda, y es servido en un vaso largo con hielo, de manera muy similar en cuanto ingredientes y preparación al Tom Collins, pero la principal diferencia, es que en el Gin Fizz, se opta por usar una ginebra más dulce Old Tom Gin en lugar de una London Dry Gin. Otro punto es que el Tom Collins incluye guinda al marrasquino y una rodaja de naranja.

Variantes del Fizz

Por otra parte, en cuanto a las variantes del Gin Fizz, existen matices diferenciales que han ido adquiriendo con el tiempo. Hay quien añade elementos del huevo al fizz para darle una textura más cremosa y dotarle de un mayor atractivo visual. Si a la mezcla se le añade nata, se le llama Crema Fizz (Fizz de Crema); si se le adiciona clara de huevo, Silver Fizz (Fizz plateado); si se agrega solo la yema, es un Golden Fizz (Fizz Dorado); y si se le incorpora un huevo entero pasa a llamarse Royal Fizz (Fizz Real), aunque existen muchas otras variedades como puede ser el Ramos Fizz, que a la receta original le suma no sólo clara de huevo, sino también crema de leche y unas gotas de agua de azahar, dando como resultado una fascinante fiesta de sabor en el paladar y la lengua de quien lo prueba.

Ingredientes fríos y un vaso largo, por favor

Como se sabe, cada cóctel debe ser bebido en un vaso específico, que resulte acorde a las características de dicho combinado en particular y de la forma adecuada de beberlo. El Gin Fizz se toma en un vaso highball, que es el vaso largo de alrededor de 355 ml. Se debe procurar también que las bebidas a mezclar estén ya frías, así el hielo no se derretirá tan rápido y el cóctel no quedará aguado.

Desde Gin Selection recomendamos que los ingredientes se incorporen en las siguientes proporciones: 60 ml de ginebra, 30 ml de zumo de limón o lima, 120 ml de agua carbonatada y otros 15 ml de azúcar o sirope.

Se puede decir que el Gin Fizz es una de las bebidas más conocidas y apreciadas del mundo, y uno de los cócteles más importantes de los elaborados con ginebra. A pesar de que este espectacular cóctel tradicionalmente ha sufrido la etiqueta de no ser apto para cualquier paladar, lo cierto es que existen diferentes combinaciones que se pueden elaborar de él y que resultan tan refrescantes y deliciosas como para que el más amateur en el mundo de las bebidas y la coctelería lo disfrute de manera especialmente única.

¿Nos cuentas tu experiencia “fizz”?